sentir

La de los domingos.

Empezó como si nada, os conocisteis y empezasteis a hablar. “Un capullo más”, pensaste y un futuro dolor de cabeza ignorabas…
Te hacía gracia cuando te escribía y mostraba interés, ya sabes, la novedad. Si lo veías bien pero si no, tampoco pasaba nada. No ocupaba tu pensamiento y si lo hacía, era en los momentos en que no había otra cosa con la que perder el tiempo.

Os veíais de vez en cuando, sin ataduras ni etiquetas y sin llamar la atención. Había química pero controlando para evitar que alguno de los dos quisiera algo más. Y tú tan tranquila y segura, porque a ti, la dama de hierro, no te iba a volver a pasar. Ingenuos los que creían que alguien derribaría ese muro que habías levantado con tanto dolor y decepción. Ingenua tú, por pensar que aguantaría en pie para siempre…

 

ijk

 

Así que como siempre, de repente y sin aviso, centrada en su estabilidad, empiezas a notar como tiemblan los cimientos y puede caerse en cualquier momento esa fachada. Porque ya no eres tan dura y hasta parece que estás sintiendo no sabes el qué. Porque sí, parece que la historia se repite.

Cuando piensas en un futuro y ni estás en su presente.

Cuando no saber de él te amarga el día y verlo lo soluciona todo.

Cuando miras el móvil con la esperanza de que haya dado señales de vida sabiendo de sobra que no te llevarás ninguna sorpresa.

Cuando se ha metido por algún recoveco que quedó sin tapar y tú, que ni te has enterado, ahora piensas en lo jodido que va a ser sacarlo de ahí.

Cuando quieres ser la de los martes, miércoles o viernes, la de las alegrías y fiestas pero también la del consuelo y la compañía. Y tan sólo eres la de los domingos, a la que llama cuando está aburrido y no tiene plan previsto o posible.

Cuando quieres que se acuerde de ti, que muestre interés y su gran aliado el silencio ni te dirige la palabra.

Cuando te alejas por esa manía tuya de no molestar y tu ausencia pasa desapercibida.

Cuando te has quedado sin paciencia y ganas y querer ya no es suficiente.

fgh

 

Porque sí, parece que la historia se repite. Pero está en tu mano hacer que esta vez sea diferente. No te empeñes en cambiarle o intentar que haga lo que no le nace, porque solo sería un engaño. Será que no es el momento, será que no es él…

Llorarás, ya lo estás haciendo. Dolerá, seguro. Tardarás en olvidar, por supuesto. Pero, ¿acaso te vas a asustar ahora? Coloca ese ladrillo que ha caído y sigue tu camino hasta que alguien te convierta en la chica de todos sus días y no tenga que haber pena para que valga. 

Porque querer compensa cuando eres correspondido y si no compensa, es que estás queriendo a quien no se lo merece.

 

 

R.

Como yo.

¿Qué pasa? Ya van unas cuantas y entre lo que les falta a unas y les sobra a otras no consigues aclararte…Tu alma de conquistador seguramente no entiende lo que ocurre, porque no eres el de antes, porque estás solo aunque te sobra compañía.

Apenas recuerdas que te atraía de ellas, esa sensación de vértigo, la emoción y la adrenalina de lo nuevo por explorar, lo desconocido. Ahora siempre es lo mismo, ya no te sorprendes, convertiste la novedad en rutina y estás harto de probar.
Seguro que te han besado de mil maneras. Has visto cien sonrisas distintas. Te han reído las gracias y seguido el rollo. Te pusieron ojitos, morritos y manazas. Te miraron con cara de corderito o las has derretido. Y seguro que has hecho derramar varias lágrimas o has quitado el sueño a alguna inocente. Hay cosas que no cambian.

Que alguien como tú esté solo es inexplicable, ¿verdad? Y sigues dándole vueltas a lo que falla…Tranquilo, puede que sea una mala racha, un parón para repostar o tal vez estés cansado. Lo sé, no lo vas a admitir, pero es lo que suele pasar cuando vas arrasando por donde besas pasas.

¿Un consejo? Venga sólo uno, que tampoco voy sobrada.
Céntrate en encontrar y no en perder, porque aunque creas que no lo echas en falta, tu subconsciente desea lo que tu inconsciencia dejó marchar. Vive el presente, sueña el futuro y al pasado ni de visita, te lo dice la que se está dejando la salud en viajes.

cy

Aunque, si ese abrazo no te quitó el frío, aquella sonrisa no te dejaba sin pestañear, ganarle a piques no era tu mayor reto y sacarla de quicio tu debilidad… Me temo que hay un pequeño vacío que no podrás llenar.

Te besarán de mil maneras. Verás ciento y una sonrisas distintas. Criticarán tus chistes malos y juzgarán tus locuras. Te seguirán el rollo pero no el ritmo. No te mirarán mal ni te pincharán hasta desquiciarte. No adivinarán tus puntos débiles. No jugarán con el cordón de tu sudadera. Mirarán el reloj cuando sea tarde y el tiempo les pasará al mismo ritmo que antes de conocerte. Tendrán un límite. No aguantarán desprecios e indiferencia. No te conocerán más de lo que crees. No te querrán sin saber por qué. No te recordarán con cariño. No desearán que vuelvas. No tendrán miedo a olvidarte. No serás el primero, tan solo uno más.

Que sí, me ha costado, pero por fin lo veo claro.

Que me he dado cuenta de que yo no era el problema, sino la solución.

Que seguirán pasando muchas, meses y estaciones, por mucho que te empeñes.

Que te podrán querer varias, a su manera, pero ninguna te va a querer como yo.

R.

Comencemos…

Venga, vamos a empezar sin malos rollos, que aun no nos conocemos… Tenemos unos meses para terminar queriendo perdernos de vista. No te voy a juzgar por los que vinieron antes ni voy a desconfiar, partimos de cero.

Intentaré no ser exigente o impaciente… Aunque te aviso que no me voy a quedar sentada esperando a que hagas algo, me buscaré la vida y moveré ficha cuando lo necesite sin tu ayuda.

billetes

Necesito emociones, de esas que te centrifugan el estómago, que hacen que olvides la monotonía y te levantan cada mañana como si tuvieras descargas por todo el cuerpo. Ya me han dado mucha tranquilidad, reposo es lo que me sobra, para que me entiendas… Que voy pidiendo guerra.

Si quieres darme algo que sean alegrías, sorpresas, momentos inolvidables… Vale, se que algo malo va a tocar es inevitable, pero…De lo que se aprenda y no deje heridas, pórtate anda.

Mantén cerca a esas personas que necesito y a esos que se empeñan en tener su momento de gloria… Ni les abras la puerta, que no te intenten convencer de que vienen para hacer algo bueno, ya se camelaron a los anteriores y solamente dejaron destrozos.

Y cuidado con las piedras, que aunque tropiezo fácilmente también soy de las que me encariño con ellas, y lo mejor es ir ligeros de peso.

Tampoco te me vengas arriba, no es difícil superar al pasado. Y si eres de los vacilones, de los que les gusta poner a prueba, debo advertirte que no lo tendrás fácil. Soy muy testaruda y cabezota, no me rindo fácilmente. Así que en tu mano está que nos llevemos bien…

Al que se va tengo que darle las gracias, porque no ha sido del todo malo, me ha hecho crecer y aprender de errores, que para eso están. Lo recordaré con mucho cariño ya que por suerte, me deja buen sabor de boca.

papart

Así que vamos, 2015, te quiero con ganas porque yo tengo las pilas muy cargadas. Tranquilo, mi lista de propósitos está casi vacía. Mi único propósito es hacer lo que me nazca en cada momento, por mi bien y porque así lo quiero.

Sentir la vida, porque vivirla….de mejor o peor manera lo hacemos todos.

A todos los que dedicáis unos minutos de vuestro tiempo a leernos, que nos inspiráis a seguir escribiendo “pequeñas historias”, los que estáis ahí apoyando y animando… A todos y todas.

FELIZ AÑO 2015!!

Descifrando Vol. I

friends

Hay bastantes cosas que me inquietan del género masculino, como no….Creo que muchas estaréis de acuerdo en que son los que mayor facilidad tienen para dejarnos boquiabiertas, patidifusas y con esa sensación de “yo flipo” continua…

Aclaro ya desde el principio que hablo desde la experiencia, o experiencias ajenas que vivo como si fueran propias. Sabemos que hay tíos que no son así, que no se puede generalizar… Por desgracia estáis en un sitio donde esos tíos son desconocidos (y hasta pienso que inexistentes, pero yo soy muy mía) así que…A los hechos me remito!

“Ahora me gustas, ahora ya no. Me encantas me veo hasta casándome contigo, prefiero que quedemos como amigos. Creo que te estoy empezando a querer tía, en el fondo te cogí cariño. Quiero seguir quedando contigo, espero que todo te vaya bien chao”

Contradicción. Pura y dura. Constaaaantemente.

Vale, he de decir que yo soy una persona sensible y romanticona, aunque desde hace algún tiempo tengo esa parte como anestesiada, efectos secundarios de hostias sentimentales ya sabéis…Todos somos libres de sentir lo que queramos y como queramos, no hay ninguna regla sobre eso y es lo que lo hace fascinante pero…Muchas personas deberían aprender a decir lo que sienten, y no lo que piensan en ese momento.

Tenéis la manía de decir las cosas sin sentirlas, porque creo que a esta noche estrellada le quedaría bien mi declaración, voy a ser un detallista, un gentleman…Venga!!

m

UNA PETICIÓN A TODOS LOS HOMBRES, DECID LO QUE SENTÍS!! No lo que creéis que queremos oír, o lo que os hace decir el hervor del momento o de la entrepierna (pasa la mayoría de las veces).  Porque….Acaso sois adivinos? Pitonisos? Yo creo que no…No sabéis lo que nosotras pensamos o esperamos de esa relación.

Siempre dicen que las mujeres somos complicadas, pues aquí los que os complicáis sois vosotros machotes.

Queremos sinceridad. El movimiento se demuestra andando.

No me digas que te encanto y luego te veo ligando con otra en mi cara. O que mañana me llamas para tomar algo y…Ay! es que estuve muy liado viendo una serie. O que me ves como una futura pareja pero conocí a otra esta noche y…Nunca había sentido algo así.

Después os indignáis porque somos duras, desconfiadas, incrédulas….Como para no serlo!

Pensáis que la verdad duele, pues más duele la indiferencia o el no saber que pasó para que de repente algo se terminara sin motivo alguno. Nosotras lo notamos, no somos tontas, sabemos cuando hay atracción y cuando es mutuo lo que sentimos, vuestras mentiras lo único que hacen es contribuir a esa ceguera momentánea de: voy a intentarlo aunque sepa que esto durará menos que un telediario. Nos va el riesgo, somos así 😉

A veces, no son mentiras, decís la verdad pero pasa algo, los planetas se alinean…Yo que sé! Por lo que sea cambiáis de opinión, vale…Pero por favor….Claridad!

Nunca sabemos lo que va a pasar, no hay un guión ni contrato, las cosas van surgiendo…Por eso, no os adelantéis, en este caso…

CALLADITOS ESTÁIS MÁS GUAPOS

R.

shut

Asúmelo.

 

Asúmelo de una vez, cuanto antes lo hagas mejor. Ya te has quejado, pataleado, gritado y llorado suficiente…y seguramente no ha funcionado.

Deja de imaginar situaciones en tu cabeza, de pensar cómo sería vuestra vida juntos, de veros en otras parejas.

De nada hubiera servido actuar de otra forma, que te hubieras puesto otros vaqueros o te pintaras los labios. Que aquel día no te fueras tan pronto para casa o que le hubieras dicho lo que tanto miedo te daba decirle.

cortazar

Nada sería distinto, porque no podría ser de otra forma. Estaba ahí, disfrutaba de tu compañía mientras no aparecía algo mejor. Llenabas sus momentos de aburrimiento, cuando no tenía nada que hacer…Es duro, lo sé, darte cuenta de que fuiste insignificante para alguien que para ti tuvo todos los significados.

Volvió a llamar, a desordenar lo que te llevó bastante tiempo colocar en su sitio. Arrasó con todo, puso todo patas arriba y se volvió a ir, sin avisar, dejando como siempre, un montón de desperfectos.

Quieres olvidar, aunque al mismo tiempo quieres recordarlo, pero que no duela…verdad? El dolor poco a poco se irá, dejando sitio a  la resignación y la indiferencia. Pero no será fácil, tienes que tener paciencia, aunque seguramente gracias a él tienes un doctorado en eso.

Asume que siempre estará ahí, fue el primero que rompió tu corazón, aunque nunca lo hubieras imaginado. Asume que no es perfecto, te falló, y siempre acaba fallando. Para de darle oportunidades, ya ha consumido todos los cartuchos.

Probablemente lo vuelvas a ver, llamará un día sin más, o te lo cruzarás donde menos esperas. Si es así, protégete con la mejor de tus sonrisas pero aléjate, y si te cuesta sólo tienes que mirar alguna de tus cicatrices, ellas te recordarán que en las anteriores batallas fuiste tu la que salió perdiendo.

Asúmelo, él no es para ti, y tu mucho menos para él. Que tienes mucho que dar a alguien que de verdad lo aprecie. Alguien que te vea y le salga una sonrisa, que te llame sólo para oír tu voz, que te diga lo que siente sin disfrazarlo.

Asume que ese alguien llegará, algún día, y debes estar preparada. Que esto sólo acaba de comenzar, que te queda mucho por sentir y vivir.

Asúmelo de una vez, porque así, el resto vendrá solo.

T.

til