realidad

Algún día.

Que no sé si fuiste sueño o realidad. Que el cariño hizo el roce. Que me quemé bastantes veces sin tocar el fuego y otras muchas tu fuego me daba escalofríos. Que siempre podía ser la última vez. Que te hubiera dicho tantas cosas y al mismo tiempo nunca supe que decirte. Que conocía tus miradas pero eras un extraño. Que nunca conseguí entenderte. Que no sé si te quise, que no sé si te quiero. Que lo posible enamora y lo imposible envenena. Que busco a quien besar para olvidarte, cuando antes me olvidaba de todo besándote.

ki

Que tu fin fue el principio de mi odisea. Que tu ausencia te hace más presente. Que terminaré olvidándote, que dejaré de fingir. Que ya no habrá escalofríos en pleno agosto. Que algún día serás una anécdota, un aprendizaje y no un fracaso. Que ni recordaré todo lo que quería decirte. Que ya no besaré para olvidarte, besaré porque te he olvidado.

Que algún día necesitaré un “con alguien”, pero por ahora me conformo con un “sin ti”.

T.

Asúmelo.

 

Asúmelo de una vez, cuanto antes lo hagas mejor. Ya te has quejado, pataleado, gritado y llorado suficiente…y seguramente no ha funcionado.

Deja de imaginar situaciones en tu cabeza, de pensar cómo sería vuestra vida juntos, de veros en otras parejas.

De nada hubiera servido actuar de otra forma, que te hubieras puesto otros vaqueros o te pintaras los labios. Que aquel día no te fueras tan pronto para casa o que le hubieras dicho lo que tanto miedo te daba decirle.

cortazar

Nada sería distinto, porque no podría ser de otra forma. Estaba ahí, disfrutaba de tu compañía mientras no aparecía algo mejor. Llenabas sus momentos de aburrimiento, cuando no tenía nada que hacer…Es duro, lo sé, darte cuenta de que fuiste insignificante para alguien que para ti tuvo todos los significados.

Volvió a llamar, a desordenar lo que te llevó bastante tiempo colocar en su sitio. Arrasó con todo, puso todo patas arriba y se volvió a ir, sin avisar, dejando como siempre, un montón de desperfectos.

Quieres olvidar, aunque al mismo tiempo quieres recordarlo, pero que no duela…verdad? El dolor poco a poco se irá, dejando sitio a  la resignación y la indiferencia. Pero no será fácil, tienes que tener paciencia, aunque seguramente gracias a él tienes un doctorado en eso.

Asume que siempre estará ahí, fue el primero que rompió tu corazón, aunque nunca lo hubieras imaginado. Asume que no es perfecto, te falló, y siempre acaba fallando. Para de darle oportunidades, ya ha consumido todos los cartuchos.

Probablemente lo vuelvas a ver, llamará un día sin más, o te lo cruzarás donde menos esperas. Si es así, protégete con la mejor de tus sonrisas pero aléjate, y si te cuesta sólo tienes que mirar alguna de tus cicatrices, ellas te recordarán que en las anteriores batallas fuiste tu la que salió perdiendo.

Asúmelo, él no es para ti, y tu mucho menos para él. Que tienes mucho que dar a alguien que de verdad lo aprecie. Alguien que te vea y le salga una sonrisa, que te llame sólo para oír tu voz, que te diga lo que siente sin disfrazarlo.

Asume que ese alguien llegará, algún día, y debes estar preparada. Que esto sólo acaba de comenzar, que te queda mucho por sentir y vivir.

Asúmelo de una vez, porque así, el resto vendrá solo.

T.

til