R.

La de los domingos.

Empezó como si nada, os conocisteis y empezasteis a hablar. “Un capullo más”, pensaste y un futuro dolor de cabeza ignorabas…
Te hacía gracia cuando te escribía y mostraba interés, ya sabes, la novedad. Si lo veías bien pero si no, tampoco pasaba nada. No ocupaba tu pensamiento y si lo hacía, era en los momentos en que no había otra cosa con la que perder el tiempo.

Os veíais de vez en cuando, sin ataduras ni etiquetas y sin llamar la atención. Había química pero controlando para evitar que alguno de los dos quisiera algo más. Y tú tan tranquila y segura, porque a ti, la dama de hierro, no te iba a volver a pasar. Ingenuos los que creían que alguien derribaría ese muro que habías levantado con tanto dolor y decepción. Ingenua tú, por pensar que aguantaría en pie para siempre…

 

ijk

 

Así que como siempre, de repente y sin aviso, centrada en su estabilidad, empiezas a notar como tiemblan los cimientos y puede caerse en cualquier momento esa fachada. Porque ya no eres tan dura y hasta parece que estás sintiendo no sabes el qué. Porque sí, parece que la historia se repite.

Cuando piensas en un futuro y ni estás en su presente.

Cuando no saber de él te amarga el día y verlo lo soluciona todo.

Cuando miras el móvil con la esperanza de que haya dado señales de vida sabiendo de sobra que no te llevarás ninguna sorpresa.

Cuando se ha metido por algún recoveco que quedó sin tapar y tú, que ni te has enterado, ahora piensas en lo jodido que va a ser sacarlo de ahí.

Cuando quieres ser la de los martes, miércoles o viernes, la de las alegrías y fiestas pero también la del consuelo y la compañía. Y tan sólo eres la de los domingos, a la que llama cuando está aburrido y no tiene plan previsto o posible.

Cuando quieres que se acuerde de ti, que muestre interés y su gran aliado el silencio ni te dirige la palabra.

Cuando te alejas por esa manía tuya de no molestar y tu ausencia pasa desapercibida.

Cuando te has quedado sin paciencia y ganas y querer ya no es suficiente.

fgh

 

Porque sí, parece que la historia se repite. Pero está en tu mano hacer que esta vez sea diferente. No te empeñes en cambiarle o intentar que haga lo que no le nace, porque solo sería un engaño. Será que no es el momento, será que no es él…

Llorarás, ya lo estás haciendo. Dolerá, seguro. Tardarás en olvidar, por supuesto. Pero, ¿acaso te vas a asustar ahora? Coloca ese ladrillo que ha caído y sigue tu camino hasta que alguien te convierta en la chica de todos sus días y no tenga que haber pena para que valga. 

Porque querer compensa cuando eres correspondido y si no compensa, es que estás queriendo a quien no se lo merece.

 

 

R.

Hace un año.

Hace un año, más o menos, se inauguraba esta pequeña sala, escribiéndole al desamor (eso dudo que deje de hacerlo), expresando sentimientos, escribiéndole a él…
Es curioso pensar en el año que está a punto de terminar, porque además de darte cuenta de que el tiempo vuela, ves como ciertas cosas ya no son lo que eran.
Hace un año, más o menos, escribía acompañada de varias lágrimas resbalando por mi mejilla  y hoy escribo feliz pero con un poco de nostalgia porque, haciendo balance, este año ha resultado ser mejor de lo que pensaba.
Como para todos, ha tenido sus luces y sombras pero, se va dejando un buen sabor de boca.

Seguiré siendo la que se va de dura, la que no se fía de los hombres, la que se desvive por los suyos o por los que le gustaría que lo fueran. Seguiré preocupándome por tonterías y exagerando de forma dramática (lo que me gusta un drama…).
Seguiré acordándome de ti, pero de una forma que hace tan sólo unos meses ni hubiera imaginado.
Y seguiré con mis supersticiones, por eso no haré la lista de propósitos que nunca voy a cumplir, intentaré mejorar eso que sé que hará del 2016 un año mucho mejor.

11
Dejaré entrar a quien puede ser que lo merezca sin que tenga que pasar mil pruebas de fuego. Dudaré menos y me permitiré más. Diré lo que siento cuando lo sienta, dejando a un lado mi síndrome de Diógenes para guardar lo realmente imprescindible. Intentaré exprimir al máximo todos esos momentos que no se van a repetir y dejaré de esperar. Buscaré la inspiración debajo de las piedras para hacer todo eso que no debería dejar olvidado. Y a ti, si te lo curras un poco, no te dejaré escapar.

Como siempre me escribo a mí misma para recordarme lo que fácilmente se me puede olvidar, le escribo a quien tal vez algún día lea esto y, sobretodo, os escribo a vosotras y vosotros.

Los que nos habéis sacado muchas sonrisas, los que nos han erizado la piel con algún comentario, los que han dedicado parte de su tiempo a pasarse por aquí o compartir nuestras historias. Los que nos animáis a seguir escribiendo y nos inspiráis.
Sin vosotros esta sala no tendría casi butacas, esperamos seguir teniendo muchas sesiones y que los espectadores las disfruten, porque con eso ya nos sentimos más que satisfechas.

31

Os deseamos una buena despedida de este año que nos deja y una genial entrada en el año nuevo.

Luchad por vuestros sueños, porque ninguna frase escrita en papel va a hacer que se cumplan.

Luchad por el amor, porque nunca os vais a arrepentir de haberlo intentado.

Luchad por ser felices, porque depende sólo de vosotros.

Os deseamos un FELIZ 2016. Salud!

21

T. (texto) y R.

Como yo.

¿Qué pasa? Ya van unas cuantas y entre lo que les falta a unas y les sobra a otras no consigues aclararte…Tu alma de conquistador seguramente no entiende lo que ocurre, porque no eres el de antes, porque estás solo aunque te sobra compañía.

Apenas recuerdas que te atraía de ellas, esa sensación de vértigo, la emoción y la adrenalina de lo nuevo por explorar, lo desconocido. Ahora siempre es lo mismo, ya no te sorprendes, convertiste la novedad en rutina y estás harto de probar.
Seguro que te han besado de mil maneras. Has visto cien sonrisas distintas. Te han reído las gracias y seguido el rollo. Te pusieron ojitos, morritos y manazas. Te miraron con cara de corderito o las has derretido. Y seguro que has hecho derramar varias lágrimas o has quitado el sueño a alguna inocente. Hay cosas que no cambian.

Que alguien como tú esté solo es inexplicable, ¿verdad? Y sigues dándole vueltas a lo que falla…Tranquilo, puede que sea una mala racha, un parón para repostar o tal vez estés cansado. Lo sé, no lo vas a admitir, pero es lo que suele pasar cuando vas arrasando por donde besas pasas.

¿Un consejo? Venga sólo uno, que tampoco voy sobrada.
Céntrate en encontrar y no en perder, porque aunque creas que no lo echas en falta, tu subconsciente desea lo que tu inconsciencia dejó marchar. Vive el presente, sueña el futuro y al pasado ni de visita, te lo dice la que se está dejando la salud en viajes.

cy

Aunque, si ese abrazo no te quitó el frío, aquella sonrisa no te dejaba sin pestañear, ganarle a piques no era tu mayor reto y sacarla de quicio tu debilidad… Me temo que hay un pequeño vacío que no podrás llenar.

Te besarán de mil maneras. Verás ciento y una sonrisas distintas. Criticarán tus chistes malos y juzgarán tus locuras. Te seguirán el rollo pero no el ritmo. No te mirarán mal ni te pincharán hasta desquiciarte. No adivinarán tus puntos débiles. No jugarán con el cordón de tu sudadera. Mirarán el reloj cuando sea tarde y el tiempo les pasará al mismo ritmo que antes de conocerte. Tendrán un límite. No aguantarán desprecios e indiferencia. No te conocerán más de lo que crees. No te querrán sin saber por qué. No te recordarán con cariño. No desearán que vuelvas. No tendrán miedo a olvidarte. No serás el primero, tan solo uno más.

Que sí, me ha costado, pero por fin lo veo claro.

Que me he dado cuenta de que yo no era el problema, sino la solución.

Que seguirán pasando muchas, meses y estaciones, por mucho que te empeñes.

Que te podrán querer varias, a su manera, pero ninguna te va a querer como yo.

R.

Día del Espectador nº 2

Segundo día del espectador! Muchas gracias por el cálido recibimiento que tuvo la primera sesión! Hoy toca una especie de consultorio, no somos psicólogas ni pretendemos serlo, tan sólo unas amigas más que dan su opinión o aconsejan según los tropiezos sufridos. Las historias se pueden contar de muchas formas y aunque los amigos siempre está ahí para apoyarnos, ayuda mucho leer opiniones y vivencias de otras personas. Seguramente muchas y muchos os sentiréis identificados con el relato de Ana. Agradecemos que comparta su “quebradero de cabeza” con todos nosotros y después le dejaremos nuestro punto de vista, déjale el tuyo en los comentarios! 🙂 letter

“Mi nombre es Ana y soy una de las tantas chicas que no es correspondida y a la vez mareada por un chico. Nos conocimos en la facultad por un amigo en común y desde el principio hubo una conexión especial, una sensación como si ya lo conociera de antes…Tenemos gustos parecidos, siempre estamos de risas, hablamos de cualquier tema sin problema. Tengo que reconocer que para mí siempre fue diferente y no un amigo como los demás. Aun así nunca le di muchas vueltas porque no lo veía posible.  Todo iba bien hasta que una noche en una fiesta me besó, estaba bastante cariñoso y yo le acabé confesando lo que sentía, entonces se apartó con un “buff que hacemos? se nos están subiendo las copas a la cabeza”, y eso que yo ni había bebido. Al día siguiente actuó como si no pasara nada, pero a partir de ese momento todo fue diferente.  Yo ya no lo veo igual, lo tengo en la cabeza todo el rato, adoro estar con él pero hay días que llego a casa y me pongo a llorar como una tonta. Ya no hablamos de todo, porque el evita contarme si estuvo con alguna chica (por un lado lo agradezco) y yo la verdad no tengo mucho que contar…Pero si por casualidad alguno se me acerca ahí está él para espantarlo y decirme: “eres mucho para él” o “te mereces algo mejor”.  Vale que cuando sentimos algo por alguien, alguien tan cercano con el que tienes confianza puedes malinterpretar gestos o confundir señales pero…Yo (que no soy la seguridad en persona) tengo la sensación de que siente por mí pero no lo admite, o le da miedo o yo que sé…Siempre dice que no quiere pareja, que se agobia fácilmente…Pero conmigo habla todos los días, varias veces y si no nos vemos no tarda en quejarse. El sabe lo que hay, porque tengo claro que recuerda lo que le dije esa noche y porque se me nota demasiado.  Si os cuento esto es porque estoy hecha un lío y no sé muy bien por donde tirar. Vosotras siempre habláis de estos temas con naturalidad y sin rodeos y es lo que necesito.  Mi dilema es si debo dejarlo estar y que con el tiempo se me pase o conozca a un chico que me haga olvidarlo, porque no quiero perderlo como amigo. O si debo alejarme y tal vez en un tiempo cuando ya no sienta nada retomar la relación. Haga lo que haga tengo miedo, de perderlo por alejarme o de perderlo por aguantar y que eso afecte a lo que tenemos. Puede parecer una tontería, pero me afecta en mi día a día y me agobia demasiado. Ya lo estoy pasando mal, así que estoy preparada para las consecuencias que tenga la decisión que tome.”

nj

Lo primero, para nada es un tontería lo que cuentas, el tema amoril es así! Nos puede dar muchas alegrías pero también muchos disgustos. Es muy doloroso querer a alguien y que no te corresponda. Pero sentir que tal vez lo hace pero no se atreve es todavía peor, porque tú que quieres gritar a los cuatro vientos todo lo que tienes dentro no entiendes qué es lo que le frena a él.
Lo que cuentas del “agobio” es tan habitual… Agobio por la privación de libertad, las etiquetas, los cambios y agobio por el propio agobio. Muchas veces las personas se agobian con sus propios pensamientos o imaginación, que la carga el diablo. El querer controlarlo todo nos impide disfrutar de lo que surge sin pretenderlo, como por ejemplo conocer a una persona especial o enamorarnos.
Sabemos por experiencia lo que es querer a alguien y seguir viéndolo porque “somos amigos” (una mierda), todos tenemos ese momento de querer actuar con normalidad. Me río con tus bromas, finjo que no he visto tu foto de perfil con otra y que no me importa que te “wasapees” con ella delante de mis narices. A no ser que estés haciendo prácticas de arte dramático, recomendamos huir de esto, porque es bastante perjudicial.
Es gracioso cuando tu dices que igual “se te pasa” como si de un resfriado se tratara…Ojalá con un frenadol te lo quitaras de encima! Por desgracia lleva más tiempo del que parece, depende de la persona y la situación pero…Debes ser egoísta, porque él lo está siendo, ya sabes…Ni contigo ni sin ti.
Nuestro punto de vista es que tal vez deberías dejar correr el aire, tampoco nos referimos a cortar por lo sano pero sí algo de distancia. El lo tiene que entender y tu verás como poco a poco la cosa mejora. Si como cuentas hay esa conexión especial entre los dos, no se va a fastidiar vuestra amistad. Eso sí, que no te maree, porque seguramente te echará de menos y quiera verte y a lo mejor creo que siento algo pero no sé…Y después con una copita de más…Quita, quita. En ese caso, salida de emergencia y bloquea, ignora o evita lo que haga falta, porque es un círculo vicioso en el que cuesta mucho mantenerse y salir ni te cuento… O eso nos han contado 😉
Como siempre, la brevedad es nuestro fuerte jaja, esperamos que esta biblia te sirva para arrojar un poco de luz, aunque si esto te ha servido para desahogarte nos quedamos más que satisfechas!

Descifrando Vol. 2 – Hablamos!

Me encanta cuando os cuento algo y descubro que no soy la única a la que le ha pasado y que es más común de lo que pensaba. Aiiis me siento comprendida, no estoy sola… Cuando queráis montamos un club 😀 Hay un caso que cada vez me indigna menos y me hace más gracia, será el paso de los años que me hace inmune porque esto no es una moda como los pantalones remangados, no no…Dura generaciones. Seguramente os pasó alguna vez eso de que estando con algún lío, rollo, roce amistoso, intento de algo, pérdida de tiempo, lo que sea… Se ha despedido de vosotros con un: HABLAMOS! Y acto seguido se lo tragó la tierra.

be

¿Por qué? ¿Por qué si sabes que no me vas a hablar en mucho o ningún tiempo te despides así? Es como un tic, un tengo que decir algo porque hasta luego o chao queda demasiado formal y yo soy tan majo… No me convence. Si tu hablamos no se corresponde con la definición de la Real Academia, si no es comunicación o contacto pronto, ahorra saliva, en serio. Hay muchísimos ejemplos dependiendo de la bipolaridad de cada cual, lo que servidora ha sufrido en sus propias carnes (o pantallas). Algunos hasta me sacan una sonrisa al recordarlos, aunque en el momento a veces me daban pena, otras algo de vergüenza ajena y muchas me desquiciaban, pero admito que no me aburría. Cuando se cumple ese hablamos, mucho tiempo después de haberlo pronunciado, pero mucho eh. Cuando casi ni te acuerdas de esa persona, cuando ya no cotilleas su instagram, cuando dejaste de maldecir o pensar el dichoso “qué hice mal”, cuando entiendes que nunca entenderás lo que pasó…Ahí llega el despertar del coma.

Ya no tiene pareja.  Eiii!! Qué es de tu vida?¡ Qué tal todo? Mmm bueno…Lo sabrías si estuviéramos en contacto, aunque fuera de vez en cuando. Yo, en cambio, soy medio vidente y puedo predecir que estás soltero, sí, lo sé…Puedes llamarme Aramis a partir de ahora.

Quiere algo. Un favor, enchufe, medio de transporte, sacar provecho vamos… Normalmente te habla unos días antes para intentar disimular que lo suyo es interés puro y duro, un mero trámite. Disimula tu enorme jeta y si lo consigues…Hablamos!

Hay necesidad. Quiere tema que te quema o como se dice en Galicia “está quente” jaja. Aquí depende… Puede que te hable días antes con un buenrollismo que hasta te lo imaginas con nuevo look rollo melena, gafas redondas y un colgante con el símbolo de la paz. O puede que te hable a las diez de la noche tirado en el sofá y con mucho calor, aquí no soy Aramis, es que desde el primer momento lo deja claro. De cualquier forma todo serán halagos, cariños y piropos. Peloteo puro y duro y a veces confusión, porque se piensa que eres tan idiota como para no darte cuenta.

De fiesta. En algún bar, discoteca, concierto…De repente ahí está, parado frente a ti. Empiezas a pensar que te pasaste con las cañas y ya estás teniendo alucinaciones pero nada de eso, se mueve, emite sonidos y te toca! Es todo felicidad, cariño y sobeteo y está super asombrado de verte allí, porque las otras veces que lo viste estaba despistado y no escondía la cabeza cual avestruz, tu siempre tan malpensada…

Me encantaría deciros como reconocer a este tipo de personajes, pero si lo supiera ya estaría escribiendo mi cuarto libro. Por suerte se les ve el plumero rápido. Si de repente recibes pasotismo cuando antes todo era interés, ahí lo tienes, bueno lo tenías, volverá cuando no lo esperes. No empieces a pensar que tuvo un accidente, que se dio un golpe en la cabeza y perdió la memoria o que fue abducido por un ovni.

En caso de aburrimiento nunca está de más entretenerse, pero de lo contrario, no pierdas tu valioso tiempo con este tipo de recaídas.

Porque tú siempre estarás dando nuevas oportunidades y ellos…Siempre serán ellos.

diamil

– Hablamos!

– No lo creo.

😉

R.

Etiquetas.

npe

Pecas, pelo encrespado, cadera pronunciada, pies grandes, lunares, cintura ancha, culo carpeta, mucho pecho, estrías, orejas de soplillo, cejas anchas, ojos saltones, despigmentación, palidez, pelo fino, michelines, celulitis, dientes grandes, nariz ancha, mucho vello, piernas cortas, pecho tabla, culazo…

Bingo!! O línea!! Algo me ha tocado…Tengo varias de esta lista.

Todos sabemos que la perfección no existe (por suerte) pero hay personas que siguen buscándola, un ole por su constancia. Pero, en serio, imaginaros que existiera, sería un coñazo! Todos iguales y simétricos. Quita, quita…Que aburrimiento.

Hoy en día nos venden lo de aceptar nuestros defectos, quiérete tal y como eres, el físico no lo es todo, acéptate… Y está muy bien comparto la idea, pero, ¿es cosa mía o da la impresión de que están transmitiendo todo lo contrario? Si a continuación de esa “subida de moral” me dicen que hay un nuevo término con el que se denomina a las “chicas como  yo”. Ibas bien, en serio, pero ya la has cagado.

Ahí está el problema, las p**** dichosas etiquetas. Los hay que se aburren mucho y no paran de inventarse nuevos términos, alguien que no conoce la existencia de los post-it para etiquetarse de pies a cabeza.

Una chica con curvas no es una chica normal, es curvy. Un chico con barba y gafas de pasta es un hipster, pero si lo pillas con camisa de cuadros y encima tiene el pelo largo ya es un lumbersexual, preparado para ir a cortar un árbol al bosque cuando lo desees. ¿Alguien da más? Corten el rollo!

Esa manía de etiquetar y clasificar todo, incluso las características de una persona, tenemos el nombre de adorno…Todos tenemos nuestras cosas. Algunos lo verán como defectos, otros como una cualidad que les hace diferentes. Hay aspectos que podemos mejorar si queremos pero otros no. Ya sé que todos tenemos complejos, pero hay que aprender a vivir con ellos e intentar aceptarlos si no queremos estar eternamente enfadados con nosotros mismos.

Tienes que ser lo que TU quieras ser, porque lo crees y te sientes bien con ello. Nunca, NUNCA, hagas algo porque los demás quieren. Si quieres cambiar por tus amigos, mándalos a paseo. Si quieres cambiar por tu pareja, déjala. Y pensarás: menuda solución, me quedo solo…Pues tal vez, pero teniendo a personas a tu lado que no te valoran tampoco te estás perdiendo mucho…

wh

Me parece una lástima que ciertos comentarios u opiniones de personas sean granadas derribando autoestimas. Que aumenten complejos y creen inseguridades. Esas personas que necesitan juzgar a los demás porque por lo visto con lo suyo no tienen suficiente.

Cada uno tiene algo que ofrecer, y eso, es lo que hay que cuidar, explotar y mantener, porque eso es lo que nos hace diferentes y valiosos. Conserva tus peculiaridades, rarezas, defectos y gustos, porque son tu esencia. Piensa en si lo que haces, la vida que llevas y tu entorno te hace feliz, y si no es así, cámbialo, pero repito, por ti.

La belleza depende de los ojos del que mira. Si hay ciegos que no quieren ver, allá ellos!

Ya hay demasiadas cosas por las que sufrir y preocuparse, no permitas que nadie te haga sentir mal por la ropa que llevas, el color de pelo o la talla que usas. Aunque intenten disimularlo, la mayoría de los que se creen con derecho a dar consejos de vida, son los más infelices y tienen que darnos el coñazo para distraerse. Así que, va por ellos también, que se apliquen el cuento.

Por si las fly aclaro, esto va para vosotras y para vosotros. Sé que es un tema complicado que tiene mucho carrete pero creo que se entiende el concepto ¿no?

Intenta ser feliz con lo que eres y tienes, la vida pasa muy rápido para malgastar el tiempo coleccionando etiquetas 😉

R.

QUIEN QUIERE, PUEDE.

Mira que yo no soy de dichos-refranes-citas-comoselesquierallamar y creo que muchas son chorradas, como “quien bien te quiere te hará llorar” o “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, pamplinas… Pero hay una que sí me gusta, porque su veracidad está demostrada científicamente (o casi).

“QUERER ES PODER”, verdad verdadera de la buena.

Quien quiere algo lo puede hacer, o por lo menos dejar claro que su intención es hacerlo, que oye…En estas épocas ya es todo un récord.

Me refiero a todos los aspectos de la vida, peeeeero sabéis que me va el rollito sentimental, es lo que más chicha tiene que queréis que le haga…

john

Huid de toda persona que os dé largas, que no muestre interés y no se esfuerce. Vale que todos tenemos cosas que hacer, estudios, trabajo, rascarnos la barriga de vez en cuando…Pero cuando hay ganas, nervios, ese no sé qué que qué sé yo… Cuando de verdad te nace ver a “esa persona” o estar con ella, haces lo que sea para conseguirlo y lo mejor de todo es que no lo ves como un sacrificio, es más, lo necesitas, es vida.

No hay excusa de km, quién no se haya cogido un tren o coche para volverse en un par de horas no sabe lo que es bueno.

Tampoco la hora es una excusa, que hay que verse tarde…Por suerte Edison inventó la bombilla 😉

La lluvia o el tiempo (me pone de los nervios), es que si llueve pfff salir de casa… Igual encoges.

El cansancio…A mi sí que me cansa esa excusa, venga hasta luego.

Interés, lo básico, nivel 1 (y atracción of course). Después ya vienen los sentimientos, amor y todas esas cosas taaaan bonitas.

Esos detalles que nos sacan una sonrisa, un abrazo, una lágrima o ganas de estrujar-comer a esa persona…Detalles sin aviso y sin haberlos pedido, dato MUY importante.

Lo mejor de todo es que las personas que recurren a esas excusas, porque la mayoría de las veces lo son, se piensan que nos la creemos….Pobres ilusos. No te lo creas si tienes la sensación de que te están dando largas, porque entonces no te equivocas.

Repito, hay ocasiones en las que es verdad y las obligaciones nos llaman peeeero, como dice Woody Allen:

“Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”

deeb7c9f1563b8ad9bbdb26592ee81a8

Así que, dejad de darle vueltas al coco, porque es complicarse, fácil y sencillo…

Si puede, es que quiere. Y si quiere, va a poder porque si no…Es que nunca ha querido.

R.