querer

La de los domingos.

Empezó como si nada, os conocisteis y empezasteis a hablar. “Un capullo más”, pensaste y un futuro dolor de cabeza ignorabas…
Te hacía gracia cuando te escribía y mostraba interés, ya sabes, la novedad. Si lo veías bien pero si no, tampoco pasaba nada. No ocupaba tu pensamiento y si lo hacía, era en los momentos en que no había otra cosa con la que perder el tiempo.

Os veíais de vez en cuando, sin ataduras ni etiquetas y sin llamar la atención. Había química pero controlando para evitar que alguno de los dos quisiera algo más. Y tú tan tranquila y segura, porque a ti, la dama de hierro, no te iba a volver a pasar. Ingenuos los que creían que alguien derribaría ese muro que habías levantado con tanto dolor y decepción. Ingenua tú, por pensar que aguantaría en pie para siempre…

 

ijk

 

Así que como siempre, de repente y sin aviso, centrada en su estabilidad, empiezas a notar como tiemblan los cimientos y puede caerse en cualquier momento esa fachada. Porque ya no eres tan dura y hasta parece que estás sintiendo no sabes el qué. Porque sí, parece que la historia se repite.

Cuando piensas en un futuro y ni estás en su presente.

Cuando no saber de él te amarga el día y verlo lo soluciona todo.

Cuando miras el móvil con la esperanza de que haya dado señales de vida sabiendo de sobra que no te llevarás ninguna sorpresa.

Cuando se ha metido por algún recoveco que quedó sin tapar y tú, que ni te has enterado, ahora piensas en lo jodido que va a ser sacarlo de ahí.

Cuando quieres ser la de los martes, miércoles o viernes, la de las alegrías y fiestas pero también la del consuelo y la compañía. Y tan sólo eres la de los domingos, a la que llama cuando está aburrido y no tiene plan previsto o posible.

Cuando quieres que se acuerde de ti, que muestre interés y su gran aliado el silencio ni te dirige la palabra.

Cuando te alejas por esa manía tuya de no molestar y tu ausencia pasa desapercibida.

Cuando te has quedado sin paciencia y ganas y querer ya no es suficiente.

fgh

 

Porque sí, parece que la historia se repite. Pero está en tu mano hacer que esta vez sea diferente. No te empeñes en cambiarle o intentar que haga lo que no le nace, porque solo sería un engaño. Será que no es el momento, será que no es él…

Llorarás, ya lo estás haciendo. Dolerá, seguro. Tardarás en olvidar, por supuesto. Pero, ¿acaso te vas a asustar ahora? Coloca ese ladrillo que ha caído y sigue tu camino hasta que alguien te convierta en la chica de todos sus días y no tenga que haber pena para que valga. 

Porque querer compensa cuando eres correspondido y si no compensa, es que estás queriendo a quien no se lo merece.

 

 

R.

Anuncios

Hace un año.

Hace un año, más o menos, se inauguraba esta pequeña sala, escribiéndole al desamor (eso dudo que deje de hacerlo), expresando sentimientos, escribiéndole a él…
Es curioso pensar en el año que está a punto de terminar, porque además de darte cuenta de que el tiempo vuela, ves como ciertas cosas ya no son lo que eran.
Hace un año, más o menos, escribía acompañada de varias lágrimas resbalando por mi mejilla  y hoy escribo feliz pero con un poco de nostalgia porque, haciendo balance, este año ha resultado ser mejor de lo que pensaba.
Como para todos, ha tenido sus luces y sombras pero, se va dejando un buen sabor de boca.

Seguiré siendo la que se va de dura, la que no se fía de los hombres, la que se desvive por los suyos o por los que le gustaría que lo fueran. Seguiré preocupándome por tonterías y exagerando de forma dramática (lo que me gusta un drama…).
Seguiré acordándome de ti, pero de una forma que hace tan sólo unos meses ni hubiera imaginado.
Y seguiré con mis supersticiones, por eso no haré la lista de propósitos que nunca voy a cumplir, intentaré mejorar eso que sé que hará del 2016 un año mucho mejor.

11
Dejaré entrar a quien puede ser que lo merezca sin que tenga que pasar mil pruebas de fuego. Dudaré menos y me permitiré más. Diré lo que siento cuando lo sienta, dejando a un lado mi síndrome de Diógenes para guardar lo realmente imprescindible. Intentaré exprimir al máximo todos esos momentos que no se van a repetir y dejaré de esperar. Buscaré la inspiración debajo de las piedras para hacer todo eso que no debería dejar olvidado. Y a ti, si te lo curras un poco, no te dejaré escapar.

Como siempre me escribo a mí misma para recordarme lo que fácilmente se me puede olvidar, le escribo a quien tal vez algún día lea esto y, sobretodo, os escribo a vosotras y vosotros.

Los que nos habéis sacado muchas sonrisas, los que nos han erizado la piel con algún comentario, los que han dedicado parte de su tiempo a pasarse por aquí o compartir nuestras historias. Los que nos animáis a seguir escribiendo y nos inspiráis.
Sin vosotros esta sala no tendría casi butacas, esperamos seguir teniendo muchas sesiones y que los espectadores las disfruten, porque con eso ya nos sentimos más que satisfechas.

31

Os deseamos una buena despedida de este año que nos deja y una genial entrada en el año nuevo.

Luchad por vuestros sueños, porque ninguna frase escrita en papel va a hacer que se cumplan.

Luchad por el amor, porque nunca os vais a arrepentir de haberlo intentado.

Luchad por ser felices, porque depende sólo de vosotros.

Os deseamos un FELIZ 2016. Salud!

21

T. (texto) y R.

Como yo.

¿Qué pasa? Ya van unas cuantas y entre lo que les falta a unas y les sobra a otras no consigues aclararte…Tu alma de conquistador seguramente no entiende lo que ocurre, porque no eres el de antes, porque estás solo aunque te sobra compañía.

Apenas recuerdas que te atraía de ellas, esa sensación de vértigo, la emoción y la adrenalina de lo nuevo por explorar, lo desconocido. Ahora siempre es lo mismo, ya no te sorprendes, convertiste la novedad en rutina y estás harto de probar.
Seguro que te han besado de mil maneras. Has visto cien sonrisas distintas. Te han reído las gracias y seguido el rollo. Te pusieron ojitos, morritos y manazas. Te miraron con cara de corderito o las has derretido. Y seguro que has hecho derramar varias lágrimas o has quitado el sueño a alguna inocente. Hay cosas que no cambian.

Que alguien como tú esté solo es inexplicable, ¿verdad? Y sigues dándole vueltas a lo que falla…Tranquilo, puede que sea una mala racha, un parón para repostar o tal vez estés cansado. Lo sé, no lo vas a admitir, pero es lo que suele pasar cuando vas arrasando por donde besas pasas.

¿Un consejo? Venga sólo uno, que tampoco voy sobrada.
Céntrate en encontrar y no en perder, porque aunque creas que no lo echas en falta, tu subconsciente desea lo que tu inconsciencia dejó marchar. Vive el presente, sueña el futuro y al pasado ni de visita, te lo dice la que se está dejando la salud en viajes.

cy

Aunque, si ese abrazo no te quitó el frío, aquella sonrisa no te dejaba sin pestañear, ganarle a piques no era tu mayor reto y sacarla de quicio tu debilidad… Me temo que hay un pequeño vacío que no podrás llenar.

Te besarán de mil maneras. Verás ciento y una sonrisas distintas. Criticarán tus chistes malos y juzgarán tus locuras. Te seguirán el rollo pero no el ritmo. No te mirarán mal ni te pincharán hasta desquiciarte. No adivinarán tus puntos débiles. No jugarán con el cordón de tu sudadera. Mirarán el reloj cuando sea tarde y el tiempo les pasará al mismo ritmo que antes de conocerte. Tendrán un límite. No aguantarán desprecios e indiferencia. No te conocerán más de lo que crees. No te querrán sin saber por qué. No te recordarán con cariño. No desearán que vuelvas. No tendrán miedo a olvidarte. No serás el primero, tan solo uno más.

Que sí, me ha costado, pero por fin lo veo claro.

Que me he dado cuenta de que yo no era el problema, sino la solución.

Que seguirán pasando muchas, meses y estaciones, por mucho que te empeñes.

Que te podrán querer varias, a su manera, pero ninguna te va a querer como yo.

R.

QUIEN QUIERE, PUEDE.

Mira que yo no soy de dichos-refranes-citas-comoselesquierallamar y creo que muchas son chorradas, como “quien bien te quiere te hará llorar” o “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, pamplinas… Pero hay una que sí me gusta, porque su veracidad está demostrada científicamente (o casi).

“QUERER ES PODER”, verdad verdadera de la buena.

Quien quiere algo lo puede hacer, o por lo menos dejar claro que su intención es hacerlo, que oye…En estas épocas ya es todo un récord.

Me refiero a todos los aspectos de la vida, peeeeero sabéis que me va el rollito sentimental, es lo que más chicha tiene que queréis que le haga…

john

Huid de toda persona que os dé largas, que no muestre interés y no se esfuerce. Vale que todos tenemos cosas que hacer, estudios, trabajo, rascarnos la barriga de vez en cuando…Pero cuando hay ganas, nervios, ese no sé qué que qué sé yo… Cuando de verdad te nace ver a “esa persona” o estar con ella, haces lo que sea para conseguirlo y lo mejor de todo es que no lo ves como un sacrificio, es más, lo necesitas, es vida.

No hay excusa de km, quién no se haya cogido un tren o coche para volverse en un par de horas no sabe lo que es bueno.

Tampoco la hora es una excusa, que hay que verse tarde…Por suerte Edison inventó la bombilla 😉

La lluvia o el tiempo (me pone de los nervios), es que si llueve pfff salir de casa… Igual encoges.

El cansancio…A mi sí que me cansa esa excusa, venga hasta luego.

Interés, lo básico, nivel 1 (y atracción of course). Después ya vienen los sentimientos, amor y todas esas cosas taaaan bonitas.

Esos detalles que nos sacan una sonrisa, un abrazo, una lágrima o ganas de estrujar-comer a esa persona…Detalles sin aviso y sin haberlos pedido, dato MUY importante.

Lo mejor de todo es que las personas que recurren a esas excusas, porque la mayoría de las veces lo son, se piensan que nos la creemos….Pobres ilusos. No te lo creas si tienes la sensación de que te están dando largas, porque entonces no te equivocas.

Repito, hay ocasiones en las que es verdad y las obligaciones nos llaman peeeero, como dice Woody Allen:

“Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”

deeb7c9f1563b8ad9bbdb26592ee81a8

Así que, dejad de darle vueltas al coco, porque es complicarse, fácil y sencillo…

Si puede, es que quiere. Y si quiere, va a poder porque si no…Es que nunca ha querido.

R.

Promesas incumplidas.

feet

Prometí no volver a pensar en ti.

Prometí no flaquear al verte, contener la risa nerviosa y hacerme la indiferente.

Prometí no sorprenderme cuando dieras señales de vida después de un eterno letargo.

Prometí ignorar tus mensajes.

Prometí no confiar en ti.

Prometí no ceder.

Prometí aprender a caminar con la cojera.

Prometí no volver a nombrarte en ninguna conversación.

Prometí no imaginar qué estarás haciendo o…con quién.

Prometí hacerme a la idea de que sólo fuiste uno más, haciendo de mí algo menos.

Prometí no compararte con otros, aunque ninguno me dé lo que tu me diste o lo que me tenías que haber dado.

Prometí que dejarías de doler.

Prometí no derramar ni una lágrima o sonrisa más al recordarnos.

Prometí no envidiar lo poco que un día hubo.

Prometí no tener celos de lo que pudo ser.

Prometí no desear que estuvieras aquí.

Prometí no quererte de vuelta.

Me prometí olvidarte…

Y aquí seguimos, yo incumpliendo mis promesas y tú, de nuevo protagonista.

Prometí no prometer. Y continúo faltando por enésima vez a mi palabra y a mí misma.

Prometo que un día dejaré de autoengañarme con falsas promesas, pero mientras seguiré haciéndolo en vano, es una más de las secuelas que me has dejado.

T.

Ese día de Febrero…

Y llegó ese esperado-temido-odiado día del año…San Valentín.

hate

Esperado para esas personas que desprenden amor, algunas un poco “empalagosas”, las que les encanta dejar claro en todos los sitios y redes que están enamoradiiiiiiisimas y que tienen una sonrisa permanente porque viven en un estado de felicidad continua.

Temido para los que están empezando, los que no saben si llevan el tiempo suficiente o los que están fracasando.

Odiado para los heridos, incomprendidos, enfadados con el mundo, algunos solteros y… Una servidora.

Y es que mentiría si dijera que me gusta, porque no es así. Vale que sé que no soy objetiva, tropiezos con pedruscos, soledad, monotonía sentimental…Que nunca me han regalado nada… Sí, soy de esa especie en extinción, pensábais que no quedaba eh??

Lo que no me gusta de ese día no son las declaraciones de amor ni los corazones en forma de cualquierobjetoquetepuedasimaginar, lo que me “molesta” es que se concentre en un día lo que tendría que ser todos los días del año, me explico…

Chica, que tu novio/a te regale una caja de bombones a modo detalle no es cutre si ha tenido muchos otros gestos a lo largo del año. Chico, que tu novia/o no ponga una declaración de amor en facebook no quiere decir que no te quiera, como el resto de los días.

Y es que, tengo la sensación de que muchas personas sienten la obligación de hacer algo especial el “día de los enamorados” para contentar a su pareja, pero es que… Lo que de verdad importa no es el día a día? Acaso un regalo el 14 de febrero soluciona una crisis de pareja?? Creo que todos sabemos la respuesta…

Entiendo que gustan los detalles, de-ta-lles. Venga… Que sé que te hace ilu que me acordara del día que es pero…No determina la calidad de una relación lo que se haga ese día.

Esforzaros todos los días, que cada día tengas ganas de abrazar, besar o estar con esa persona. Que te motive a hacer cosas nuevas y sientas “esa energía” que sólo se tiene cuando se está enamorado o pillado por alguien (yo propongo que saquen unas píldoras con el ingrediente mágico, sería un puntazo).

Muchas veces la rutina hace que dejemos de lado la relación, la confianza, el pensar que “ya está todo hecho”. Ya la/lo conquisté y no tengo que hacer nada más. Os equivocáis, siempre hay que estar pendiente sino…Llega ese momento en que nos damos cuenta de que la hemos cagado, y ahí es cuando nos entra la prisa y queremos arreglar todo en un minuto, y no es tan fácil. Porque la teoría la sabemos todos, lo que tiene mérito es ponerlo en práctica.

Así que, los enamorados, disfrutad mucho del 14 de febrero, a vuestra manera, como os apetezca, pero no os olvidéis que sólo es un día más.

Los que os envenenáis, hacedme caso, no vale la pena…Porque algún día cualquiera os regalarán una taza con mensaje o un cojín de corazón y os sacará una sonrisa (y os acordaréis de esta entrada).

Así que, hagáis lo que hagáis pensad que tan sólo es…ese día de Febrero 😉

Yo seguiré haciendo honor a mi versión de una de las frases de Bridget Jones, que resume mi situación actual, y pasada: “Mantengo una relación muy intensa con dos hombres a la vez, uno se llama chocolate y el otro dulce de leche”.

R.

bridg

Búscala

Búscate una loca, de las de remate.

De las que cuando piensas que ya no puede hacer algo más estúpido, va y te sorprende con algo inesperado.

Busca una chica que se ría a carcajadas, sin importarle donde se encuentra o quien tenga alrededor.

Esa que te cuente chistes malos y haga bromas tontas sin que puedas evitar reírte y no sepas el porqué.

Que cante por la calle con la música de algún coche e intente que tu también lo hagas. Que baile bajo la lluvia sin preocuparse por su peinado.

Búscate una pesada, una tocahuevos, de las que juegan con tus puntos débiles o manías sabiendo que consiguen desquiciarte, provocando en ti una ganas locas de ahogarla, pero con abrazos.

Busca una irracional, humilde, sencilla y directa. Que llore, que grite, que tenga carácter. Que te monte numeritos pero los compense con muy buenas escenas.

Que no sepas como va a reaccionar, que tenga múltiples personalidades y consiga enamorarte con cada una de ellas. Y que solamente puedas hacerla callar con besos.

Esa chica que hará todo lo posible por sacarte una sonrisa en los momentos más duros, que te dará la mano y no te soltará hasta que esté completamente segura de que no pierdes el equilibrio.

La que no haga falta que te diga nada, porque con la mirada te lo dirá todo. Que te entregará todo desde el minuto uno sin pedir nada a cambio.

Búscate una chica con la que pierdas la noción del tiempo y del espacio, porque con ella sabes que estás en casa.

Búscate una loca, porque te querrá con locura.

R.

b