abrazo

Como yo.

¿Qué pasa? Ya van unas cuantas y entre lo que les falta a unas y les sobra a otras no consigues aclararte…Tu alma de conquistador seguramente no entiende lo que ocurre, porque no eres el de antes, porque estás solo aunque te sobra compañía.

Apenas recuerdas que te atraía de ellas, esa sensación de vértigo, la emoción y la adrenalina de lo nuevo por explorar, lo desconocido. Ahora siempre es lo mismo, ya no te sorprendes, convertiste la novedad en rutina y estás harto de probar.
Seguro que te han besado de mil maneras. Has visto cien sonrisas distintas. Te han reído las gracias y seguido el rollo. Te pusieron ojitos, morritos y manazas. Te miraron con cara de corderito o las has derretido. Y seguro que has hecho derramar varias lágrimas o has quitado el sueño a alguna inocente. Hay cosas que no cambian.

Que alguien como tú esté solo es inexplicable, ¿verdad? Y sigues dándole vueltas a lo que falla…Tranquilo, puede que sea una mala racha, un parón para repostar o tal vez estés cansado. Lo sé, no lo vas a admitir, pero es lo que suele pasar cuando vas arrasando por donde besas pasas.

¿Un consejo? Venga sólo uno, que tampoco voy sobrada.
Céntrate en encontrar y no en perder, porque aunque creas que no lo echas en falta, tu subconsciente desea lo que tu inconsciencia dejó marchar. Vive el presente, sueña el futuro y al pasado ni de visita, te lo dice la que se está dejando la salud en viajes.

cy

Aunque, si ese abrazo no te quitó el frío, aquella sonrisa no te dejaba sin pestañear, ganarle a piques no era tu mayor reto y sacarla de quicio tu debilidad… Me temo que hay un pequeño vacío que no podrás llenar.

Te besarán de mil maneras. Verás ciento y una sonrisas distintas. Criticarán tus chistes malos y juzgarán tus locuras. Te seguirán el rollo pero no el ritmo. No te mirarán mal ni te pincharán hasta desquiciarte. No adivinarán tus puntos débiles. No jugarán con el cordón de tu sudadera. Mirarán el reloj cuando sea tarde y el tiempo les pasará al mismo ritmo que antes de conocerte. Tendrán un límite. No aguantarán desprecios e indiferencia. No te conocerán más de lo que crees. No te querrán sin saber por qué. No te recordarán con cariño. No desearán que vuelvas. No tendrán miedo a olvidarte. No serás el primero, tan solo uno más.

Que sí, me ha costado, pero por fin lo veo claro.

Que me he dado cuenta de que yo no era el problema, sino la solución.

Que seguirán pasando muchas, meses y estaciones, por mucho que te empeñes.

Que te podrán querer varias, a su manera, pero ninguna te va a querer como yo.

R.

Anuncios

Se Acerca

coru3

Se acerca lo mejor y más fugaz del año.

Se acerca el olor a mar y la brisa con salitre.

Se acerca el brillo de la arena en la piel y los cuerpos bi, tri o multicolor.

Se acercan los días largos y las noches interminables.

Se acercan las terrazas inamovibles y eternas.

Se acerca la cerveza de las doce, la de la una y la de las dos.

Se acerca la copa que derrite el hielo.

Se acerca ella y se arrima él.

Se acercan los labios con color y calados.

Se acerca la piel descalza.

Se acerca el calor que hace el roce, los besos y abrazos húmedos.

Se acercan flechazos, amores exprés y comienzos de grandes historias.

Se acerca la hoguera desde la que te envié algún mensaje, pedí algún deseo y quemé algunas cenizas.

lafoto1

Se acerca algo tan familiar como desconocido.

Se acercan recuerdos, los que se llevará la marea y los que quedarán quemados en la piel.

Se acercan insolaciones de carcajadas e idas de olla.

Se acerca el insomnio y la siesta.

Se acerca la energía del cargador solar.

Se acerca la juventud de los que la creían perdida.

Se acercan los bailes en plena calle y las subidas de tono.

Se acercan los incendios provocados y los fuegos artificiales de después.

Se acercan visitas que no querrás dejar marchar y ausencias que querrás de vuelta.

Se acerca la lluvia de estrellas en la que pasarás fugaz.

Se acerca mi esencia, mi mes, que una vez casi hiciste nuestro.

Se acerca mi cordura más loca, porque a mí no me falta un verano, tal vez algún invierno.

Se acerca tanto que ya lo siento, intenta mantener los ojos abiertos porque se escapa en un pestañeo.

lafoto2

Se acerca, ¿estás preparado?

Se acerca, por fin…

EL VERANO

T.

Fecha de caducidad.

arms

Diciendo que ya me olía algo no miento ni exagero. Aunque reconozco que a día de hoy todavía no sé el porqué, nadie me avisó ni estaba escrito en ninguna parte, pero mi intuición me decía que esto tenía los días contados.

Pudo ser su actitud, sus enormes ganas de irse a conquistar nuevos lugares y bocas, su poco interés que en las últimas ya ni intentaba disimular y cómo no, su gran temor a las ataduras. Ni siquiera sabía si yo le ataría en algún momento, que yo de cuerda tengo muy poco… Siempre tuve la impresión de que tenía una idea de mí que distaba mucho de la realidad, pero cualquiera le llevaba la contraria…Y aún encima con el tiempo corriendo a su favor.

Y más que con él, intimé con tres grandes conocidos, el dolor, la impotencia y el miedo.

Dolor al no saber si ese beso, abrazo o paseo iba a ser el último. Si alguna vez os dicen eso de: “bésame como si fuera la última vez”, hacedlo siempre como si fuera la primera.

Impotencia porque no había nada que se pudiera hacer, se iba a ir de todas formas y qué podía hacer yo para evitarlo…Conseguir que nazca un sentimiento cuando ni siquiera hay semilla me resulta imposible.

Y miedo, mucho miedo. Miedo a lo que veía venir y a mi reacción una vez que sucediera. Miedo a echarle de menos, o a echarle de más. Miedo a no ser capaz de pasar página, miedo a olvidarle. Miedo a lo desconocido y terror a lo que me aprendí de memoria. Miedo a mí misma, que muchas veces soy mi peor enemiga.

De todas formas me pilló desprevenida, anticipó su marcha e ingenua de mí pensé que había acabado con la agonía, y no hizo más que prender la mecha. Hubiera agradecido un “consumir preferentemente antes de…” para, por lo menos, estar alerta.

Lo nuestro, más suyo que mío, duró lo que él quiso que durara, porque si por mí fuera, ahora mismo no estaría escribiendo estas líneas.

Lo nuestro, muy a mi pesar, tenía fecha de caducidad.

T.

A lo peor.

come

Ahí está, apoyada en la pared encogida por el frío mirando el reloj, como siempre llego tarde… “Venga tío, hoy se lo dices, ten cojones…” Una vez más me digo a mí mismo creyendo que va a ser diferente pero no… Me acerco a ella y se me va la voz. Esa mirada, esos coloretes, esa cara de “no he roto un plato en mi vida”…Deberían encerrarla, por sonrisa y ojos letales. Pero, que haría yo si se la llevaran de mi lado…

Desde que la conozco todo es mejor. Me encanta su locura, me encanta su risa, me encanta toda ella. Cada historia que me cuenta la convierte en una aventura, nunca conocí a alguien que le pusiera tanta pasión a todo lo que hace.

Mis amigos me dicen que soy un cobarde por no decirle lo que siento, y es verdad, soy un cobarde, pero porque no quiero perderla. ¿Y si le digo que la quiero y sale corriendo? ¿Y si deja de contar conmigo? ¿Y si se aleja? Me dan escalofríos sólo de pensarlo…

Que tengo que aguantar que me hable de otros capullos y secar sus lágrimas cuando le hacen daño. Que tengo que controlar la respiración cuando me da uno de esos abrazos…Esos que te dejan paralizado, que detienen el tiempo durante unos segundos. Que tengo que contener muchas ganas…

Se que nunca rozaré sus labios y mucho menos su corazón como a mi me gustaría. A lo mejor un día  le digo lo que siento, quien sabe. A lo mejor ella se da cuenta y tengo que dejar de disimular. A lo mejor me fijo en otra y soy correspondido. A lo mejor sigo siendo el eterno amigo.

A lo peor la olvido.

T.

Búscala

Búscate una loca, de las de remate.

De las que cuando piensas que ya no puede hacer algo más estúpido, va y te sorprende con algo inesperado.

Busca una chica que se ría a carcajadas, sin importarle donde se encuentra o quien tenga alrededor.

Esa que te cuente chistes malos y haga bromas tontas sin que puedas evitar reírte y no sepas el porqué.

Que cante por la calle con la música de algún coche e intente que tu también lo hagas. Que baile bajo la lluvia sin preocuparse por su peinado.

Búscate una pesada, una tocahuevos, de las que juegan con tus puntos débiles o manías sabiendo que consiguen desquiciarte, provocando en ti una ganas locas de ahogarla, pero con abrazos.

Busca una irracional, humilde, sencilla y directa. Que llore, que grite, que tenga carácter. Que te monte numeritos pero los compense con muy buenas escenas.

Que no sepas como va a reaccionar, que tenga múltiples personalidades y consiga enamorarte con cada una de ellas. Y que solamente puedas hacerla callar con besos.

Esa chica que hará todo lo posible por sacarte una sonrisa en los momentos más duros, que te dará la mano y no te soltará hasta que esté completamente segura de que no pierdes el equilibrio.

La que no haga falta que te diga nada, porque con la mirada te lo dirá todo. Que te entregará todo desde el minuto uno sin pedir nada a cambio.

Búscate una chica con la que pierdas la noción del tiempo y del espacio, porque con ella sabes que estás en casa.

Búscate una loca, porque te querrá con locura.

R.

b